24 dic. 2013

¡Señor Martini!. ¡Un "singing in the rain", por favor!.



Sí, ya se sienten las cosquillitas. ¡Llegó la NAVIDAD!. Época de reencuentros, de vuelta al hogar ... y ... ¡paraguas!. ¡MUCHOS PARAGUAS!. Con el historial de la majareta de Zia, pensaréis ... ¿se habrá presentado cantando eso de Supercalifragilísticoexpialidoso?. También existen los mañosos. Aquéllos que pintan sobre cualquier superficie y dibujan un paraguas uniendo estrellas. ¡Qué grande - e irreal- es el cine!. Ese momento me recuerda a esos libros infantiles de "une los puntos" para formar o completar una figura o dibujo.






El texto que aparece al inicio de la entrada pertenece a una canción navideña de "Maldita Nerea", "Veré la estrella", aunque con un pequeño cambio, porque PARAGUAS equivale a SONRISAS, y con la versión que realiza la cordobesa India Martínez del villancico. ¡Bienvenido Mr. Winter!.



De Mary Poppins a otra Mary, y tiro porque me toca. Sí, otro clásico del cine, típico de Navidad. ¡Señor Martini, tráiganos algo de beber!. ¡Qué bello es vivir!. ¡Cuánta razón tiene Mary!. Si Búfalo no puede dormir, dale una galleta y un vinillo dulce (a este último le falta el tradicional "barquillo", espero que George y Mary me perdonen).








Nunca hay que olvidar a quiénes has querido, quieres y seguirás queriendo porque inevitablemente estás hecho pedacitos de ellos y siempre formarán parte de ti. Siempre al origen y mirando al horizonte.




¡FELIZ NAVIDAD!. 
¡Qué los buenos deseos, las ilusiones, los sueños, los abrazos no terminen con la retirada de las luces, del árbol de navidad ...!. Tenemos todo un año por delante. Habrá desilusiones, claro que las habrá, pero está en nuestras manos seguir avanzando y regalando PARAGUAS. 



Si estás interesad@ en las galletitas con fondant, no lo dudes, escribe un correo electrónico a: 

ziasthings@hotmail.com  *


O un mensaje vía facebooksin ningún tipo de compromisoEstaré encantada de atenderos.



"Ángeles de la guarda ... James ... hágase usted digno de esto. Merézcalo" (Capitán John H. MillerSalvar al soldado Ryan).

"En realidad, no importaba de qué tratara el libro, lo importante era lo que significaba" (La ladrona de libros, Markus Zusak).

"Los recuerdos grandes se quedan a vivir en los cuartos del corazón, durante la vida asoman cuando quieren ..." (La Alhambra de Salomón, José Luis Serrano).

"Los abrazos que hablan, momentos que marcan" (Llegará, Antonio Orozco).

4 nov. 2013

A ras del cielo: la aventura de los molinos.

   
    Sanchooooooooo, Quijote. Quijoooooooooooote, Sancho. Sanchoooo, Quijote. Quijooooote, Sancho. Los besos se han ido ... ¡a tomar viento fresco!. Winter is coming. Sí, "humor" -toque irónico- de Zia. Ha llegado, más feliz que una perdiz, con una caja misteriosa, cantando la entradilla de la serie de dibujos animados "Don Quijote de la Mancha" - como una regadera ... sin comentarios- y ha trastocado la entrada por completo, vamos, la ha mandado a tomar por saco. No encaja en su estilo, en su visión escéptica. Cabía la posibilidad de subida de azúcar por empacho y no es plan de enviar a nadie directo al hospital por un café, pudiendo salir de ruta, en plan relajado, sin complicaciones. Además, nada mejor que el poder de lo inesperado. Bueno ... ahí habría mucho qué matizar ... porque hay una amplia gama de colores y matices. Sorpresas, de las buenas, por favor.

     El motivo del cante y momento efusivo no es otro que el hallazgo de algo dado por perdido, una tontería, de ésas que alegran el día porque es como abrir una caja de "cosas favoritas" (merece la pena ver el enlace), un pequeño tesoro, tu tesoro.


Serie filatélica "Correspondencia epistolar escolar" de 1998, dedicada a "Don Quijote de La Mancha". Acuarelas de Antonio Mingote.

     Coged la chupa de cuero o símil. Hace biruji y no es plan de pillar un catarro. ¡Nos vamos de ruta!. ¡Sí!. ¿Rumbo?. Dos opciones a vuestra libre elección. Quien quiera las dos, pues las dos. ¡Buffet libre!. Ambas con un elemento común, MOLINO/S DE VIENTO, y no es La Mancha, ni Holanda. Se trata de prestar atención a esas "pequeñas cosas" que pueden pasar desapercibidas y que son la sal de la vida. ¡Sin olvidarnos de las galletas!.






Opción A: momento familiar. Un avión fumigador sobrevolando los campos de cultivo de Tennessee y una pequeña granja. Música de uno de los grandes compositores de bandas sonoras, Hans Zimmer. ¡Disfrutad del vuelo!. Cuando la música expresa lo que las palabras no pueden o no llegan. La maestría de lo instrumental. Te toca ese punto sensible y ¡zas!, se produce la inevitable conexión. Te atrapa y más vale que estés sól@. ¿Quién no guarda, atesora, algún momento de piloto y copiloto?. Ya sea sentado en las rodillas, paseando agarrado de la mano, a caballito, ..., con figura paternal, maternal, fraternal, ... El amor auténtico y no ese cambiante según la dirección del viento, el fraudulento, el pasajero. Una escena que contiene una alta carga simbólica, llena de valores. ¡Tranquilidad!. No la voy a analizar, ni desgranar, es mejor "sentirla". Posee ese punto alegre, dichoso, relajante, en paz, a la vez, salpicado de añoranza por esos instantes mágicos, felices, al lado de nuestros seres queridos. ¡Me E.N.C.A.N.T.A!. ¡Qué belleza!. Paisajística, sonora, visual, ... ¡Olé el estilo aviador!.¡Y puñetero Hans Zimmer!. ¡Qué genio!.




Aquí un punto y aparte, una pequeña anotación para quién le guste el arte del origami o papiroflexia. Zia tiene la manía de fijarse en los detalles, y cuanto más raros, mejor. Visionad la película de Pearl Harbor y estad atent@s. Si os digo dónde localizarlo, pierde toda la gracia, el encanto. Es un momento de ésos, surrealistas, expedientes X, de autopreguntarse ¿esto existe? y afirmar tajante y automáticamente, sí, pura ciencia ficción, que brinda el cine y es como el famoso "rayo verde". Afortunados y afortunadas quienes lo vean (¡cuidadlo!, ¡valorarlo!, ¡apreciarlo!, no os perdáis en otros destellos), si no, pues nada, queda el socorrido "Juan Palomo", yo me lo guiso, yo me lo como, lo que se denomina "DIY", do it yourself, "hazlo tú mismo" y tan contenta como unas castañuelas. ¡Tu propio avión!. ¡Ya se me ha escapado!. ¡Será por vídeos en youtube!. 




Opción B:  ... Agente Bourne y la Pequeña Venecia (Mykonos, Grecia). Volvemos a lo utópico, a la magia del cine. Aquí cambiamos el avión por la scooter, ¿veis?, la chupa nos viene de perlas. Música a cargo de un compositor americano, Moby, "Extreme ways", ¡TEMAZO!. Y ya que estamos por Grecia, de cabeza a Santorini ... Ayyyyyy ... esas casas blancas con techos azules mirando al mar. Enamorá hasta las trancas de esa bella estampa. Y sí, siempre con música, esta vez, con Luis Bacalov, pincha aquí, ahhhhhh ... ¡ten cuidado!, la música te teletransporta, te imaginas saliendo y cerrando la puerta azul de una de esas casitas y paseando relajadamente con una sonrisota - carita de tonta- cerquita del mar.



Hasta aquí llegó el vuelo, señor@s.


Espero que hayáis disfrutado de la ruta de los molinillos de viento. Nos vemos en una próxima entrega. 



Pedidos y consultas

ziasthings@hotmail.com  *


O un mensaje vía facebooksin ningún tipo de compromisoEstaré encantada de atenderos.



Muchísimas gracias por vuestras visitas y comentarios.





<<Canta sin voz,
vuela sin alas,
sin dientes muerde, 
sin boca habla>>.
(El Hobbit, J.R.R. Tolkien)

16 sept. 2013

Y tú, ¿sigues ríos?


¡Hola a tod@s!

La culpa de esta entrada que inaugura el mes de septiembre se debe a una canción de la cantante y compositora escocesa, Emeli Sandé. La canción es River (haz click aquí si te interesa escucharla). Se trata de un tema lento en el cual Emeli Sandé nos deleita con su vozarrón, un manejo extraordinario del piano y una interpretación llena de sentimiento, del que destaco las siguientes estrofas: "if you´re too big to follow rivers, how you ever gonna find the sea?". "If you´re too proud to follow rivers, how you ever gonna find the sea?". Quien dice ríos, dice lagos, lagunas, cascadas, caminos rurales, bosques, montañas, valles ... Porque al final del recorrido, tras superar un camino de baches, dificultades, adversidades, desilusiones, perdidas, tropezones, caídas y recaídas, encajar cada uno de los imprevistos y seguir avanzando con tesón en esa ruta marcada, te espera algo que bien merece la pena, el MAR





¿Es o no es para estar motivado con tan maravillosa meta?. Pasear descalzo sintiendo la arena y los rayos del sol, el rumor del oleaje, la brisa marina y ese olorcito a salitre. Y tras la placentera caminata por la extensa playa y las rocas, llegar a ese paraje soñado y totalmente inesperado, sentarte a contemplar ese entorno natural de singular belleza que invita a tomarte un baño - como mínimo- y cómo rompen las olas contra las rocas con una selección variada de música en tu reproductor de mp3 - ¿he escrito selección?, mejor no os cuento el número de temas al que asciende la carpeta creada a tal efecto, ¡da miedo!-, olvidarse de la rutina, de los problemas, de los sinsabores, dejar volar la imaginación y disfrutar de esos instantes mágicos. Por supuesto, darse ese merecido y reconfortante chapuzón en las aguas cristalinas antes de iniciar el camino de vuelta. Vamos, GLORIA BENDITA. Todo es cuestión de perseverancia, confianza, fuerza de voluntad y flexibilidad, porque seguramente no todo saldrá a la primera de cambio.





Zia ha realizado un pequeño cambio. Ha sustituido las olas por castillos de arena, bueno no, castillos galleteros. ¿Qué es una divertida jornada playera sin los tradicionales castillos de arena?.



En ese viaje al mar he de referirme a una escena de una película dirigida por Alejandro Amenábar, Mar adentro. Dicha escena recrea el viaje imaginario que realiza Ramón Sampedro. Una escena que considero una joya, una perla del cine, más con la música elegida para ese viaje aéreo, "Nessun dorma" de Giacomo Puccini, un aria del acto final de la ópera Turandot (una de mis arias favoritas junto a otra, también de Puccini, pero perteneciente a la ópera Tosca, "E lucevan le stelle"). En el caso de existir alguna pega, sería que no está cantada por Luciano Pavarotti - mi absoluta devoción por su colosal interpretación, ¡qué pasión y sentimiento ponía este hombre!-, pero claro, reflexionas: ¿y si llega a estar la voz de este tenor italiano? ... Me reservo las emociones para que esta entrada no quede de un sensible empalagoso. Simplemente os remito a ver la película, o visionar la escena conociendo la historia del marinero gallego.




Por último, quiero finalizar la entrada con una canción que aporte una alta dosis de energía, vitalidad, esperanza, optimismo y alegría. Para ello, he elegido "Sueños" de Diego Torres, junto con la colaboración de Julieta Venegas. He hecho uso de algunas de sus estrofas para los mensajes que figuran en las fotos.




Presentación final de las galletas con fondant.


Si estás interesad@ en las galletitas con fondant, no lo dudes, escribe un correo electrónico a: 

ziasthings@hotmail.com  *


O un mensaje vía facebooksin ningún tipo de compromisoEstaré encantada de atenderos.



Ahhhhh ... Adelanto del próximo post. Os aclaro que no existe relación con la famosa y jocosa expresión "A relaxing cup of café con leche"... ¿Será "y si te como a besos" de Nek?. ¿"Besos" de El Canto del Loco?. Próximamente se desvelará ... 


"Comerte sería un placer, porque nada me gusta más que tú".  No, no es Danza Invisible con "Sabor de amor".


Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios. 

Y qué no falten ... 


10 ago. 2013

Aún queda mucho por aprender, mi pequeña saltamontes


¡Muy buenas!.




  Hace tiempo que quería mostraros una de las ocurrencias de Zia. ¿Corazones en blanco, negro y rojo?. ¿Una llave?. ¿Un pájaro?. ¿Un tablero de ajedrez?. ¿Cupido va a echar una partida al ajedrez?. ¿Y con quién?. ¿Acaso ya no dispone de flechas con las que atormentar a los mortales?. ¿O se trata de Alicia en el País de las Maravillas?. ¿Esto tiene algún sentido?. Según Zia, sí - hay que advertir que se le va pinza a la hora de hornear galletas y decorarlas con fondant-. 

  La culpa la tiene "La Ambición Rubia", en concreto, una de las actuaciones de su gira mundial en 2001, "Drowned World Tour" y el hecho de que creciera viendo series televisivas tipo Kun-fu, El Equipo A y MacGyver, entre otras. Esa actuación corresponde a "FROZEN". Madonna aparece con peluca negra, vestida de geisha con un kimono bicolor. La coreografía quita el sentido, y para Zia, nunca es suficiente, ¡la tía no se cansa de ver el videoclip!. ¡Venga una y otra vez!. Adora esa actuación, "la mejor", por la canción, la música, ese "mmmmmmmmmmmmm ...", la puesta en escena, el vestuario, el uso de colores, la estética japonesa, los movimientos de artes marciales, la historia que se crea ... 

  En este caso, Zia modifica la historia, no la canción. Madonna encarna el personaje de Sakura y no es una geisha. Es una mujer que está en camino de convertirse en toda una samurái, del clan "Dragón Rojo". No os narraré la historia que Zia me ha relatado de Sakura para no hacer pesada la entrada y esto se transforme en "La historia interminable"... Tiene miga ... En ese proceso, el maestro y monje de Sakura, empeñado en llamarla "pequeña saltamontes", pese a que Sakura le lleven los dragones cada vez que su maestro se refiere a ella con ese apelativo y que maneja la katana como si fuera una extensión de su brazo, le plantea un desafío, un juego, debe conectar con su lado emocional si quiere conseguir lo que persigue, o dicho de otro modo, en palabras de Madonna, "the key". Para ello, deberá aceptar jugar una partida al ajedrez, donde cada movimiento que conlleve perdida de ficha le conducirá a una prueba. Premio final: la llave. ¿Y por qué al ajedrez y no una partida al juego de go?. Razón, otro videoclip de Madonna. 

Juego de Go. Fuente: imagen perteneciente a la película "Una mente maravillosa".


En definitiva, tenemos: 

El tablero



Las fichas: ¿negras o blancas?. Sakura, las negras.


La llave



¡Qué comience la partida!.


Desde luego, los jugadores no pasarán hambre. Peligro: comerte las fichas antes de iniciar el juego.


¿Sakura conseguirá superar el reto?. ¿Se alzará con la llave?. 


Y aquí, el videoclip que ha servido de inspiración a Zia:



Si estás interesad@ en las galletitas con fondant, no lo dudes, escribe un correo electrónico a: 

ziasthings@hotmail.com  *


O un mensaje vía facebooksin ningún tipo de compromisoEstaré encantada de atenderos.


¡A comerse el fin de semana con ganas!.


Muchísimas gracias por vuestras visitas y comentarios.

25 jul. 2013

Un tren que no llegó a destino


Tenía varias entradas preparadas en borrador, una de ellas referente a los viajes en tren. No me parece el momento adecuado para publicarla por la tragedia acaecida en Galicia, sería insensible e inhumano, además no me nace. No puedes permanecer ajeno e indiferente al dolor y a la pérdida. No ponerte en el lugar de las personas que han perdido a sus familiares, y que a estas horas, muchas familias aún están en ese dramático campo de incertidumbre de si sus seres queridos viven o no, que se aferran a un hilo de esperanza con todas sus fuerzas, que ruegan poderles ver, volver a abrazarles, darles la mano y un beso, decirles te quiero, ofrecerles esa disculpa que quedó en el tintero, solucionar un tonto malentendido, iniciar o continuar una historia juntos, dar una segunda oportunidad ...

Llegas a casa, después de pasar un rato agradable en una terraza con tus amigas conversando sobre temas triviales, situaciones personales, deseos, sueños, desilusiones, ..., y te enteras que ha ocurrido un accidente ferroviario, un tren ha descarrilado. Enciendes el televisor, a continuación el ordenador, navegas por los principales portales de información para conocer qué ha pasado, y en una primera toma de contacto, las imágenes te golpean, te sacuden. La realidad te sobrecoge, el panorama es dantesco, desolador. El miedo que han tenido que pasar los pasajeros de esos trece vagones, la angustia de los atrapados por salir de ese amasijo de hierros y el arrojo de toda esa gente anónima que se lanzó sin vacilación a ayudar y rescatar a los accidentados. El número de heridos y muertos va aumentando conforme pasan las horas. Te paras a reflexionar y recapacitar en lo efímera e injusta qué es la vida a veces, en cuál es el factor decisivo que hace que una persona pueda contarlo o no. Un simple segundo y ya no estás. Vidas truncadas, sueños rotos, familias destrozadas. Detrás de cada número, hay una persona, unos sentimientos, una historia que desgraciadamente ha llegado a su fin inesperadamente, trágicamente por un accidente.




Aunque este tema de La Oreja de Van Gogh, Jueves, está dedicado a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004, inevitablemente la asocié a este fatídico accidente ferroviario. Disfrutemos de la vida, aprovechemos cada momento al máximo, no perdamos el tiempo en trivialidades y banalidades, valoremos cada pequeño detalle, porque lo importante de la vida no son las cosas o posesiones, son las PERSONAS, y porque si el tren desafortunadamente no llega a destino, no nos pille sin decirles cuantísimo las queremos.



Mi más sentido pésame a familiares y amigos de las víctimas, fuerza a los heridos en el proceso de recuperación y gratitud a todas esas muestras de solidaridad espontáneas que demuestran que no todo está acabado, que cuando se quiere, se puede, siempre unidos.



<<-Adiós - dijo el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos>>.
(El Principito, Antoine de Saint-Exupéry)

16 jul. 2013

Sólo en sueños. ¡Atrápalas al vuelo!.


Hay una cita de Einstein que dice que la lógica te lleva del punto A al B, mientras que la imaginación te llevará a todas partes. Puedes estar sentada en el sofá de tu casa tomando tranquilamente un café helado junto con una galletita con fondant (no es plan de dejar al café triste y solo, bien merece un poco de compañía, ¿no?. ¡Una noche es una noche!), desempolvando fotos de vacaciones pasadas y empezar a escribir un nuevo capítulo en ese libro mental de aventuras futurasPorque despertar todos los días, durante una semana, y lo primero que vean tus ojos sea la maravillosa vista de los Acantilados de los Gigantes (Puerto de Santiago, Tenerife) es una instantánea que permanece almacenada en el disco duro de la memoria. Es inolvidable, de esos momentos en los que dices: ¿por qué no puede durar para siempre?, y que si tuvieras una llave, la arrojarías al fondo del mar matarile-rile-rile. Sí, te enamoras del lugar, del mar, de la gama de azules, de la brisa que te acaricia, del sonido del oleaje, de ese binomio calma-bravura, de las puestas de sol ... 


Puerto de Santiago, Tenerife.


Seguidamente, tu mente realiza un viaje en cuestión de segundos, sin moverse del sofá, con la comodidad del pijama y los pies descalzos, sin el trasiego de maletas, billetes, documentación, paso de controles y líos de: un segundo, ¿qué hora es?, ¿en qué zona horaria estamos?. Una sucesión de imágenes te invaden. Nos trasladamos de Tenerife a la Isla Esmeralda, a la Calzada de los Gigantes y a esa leyenda curiosa entre dos gigantes, ¡estos irlandeses!, a los Acantilados de Moher y a ese pequeño oasis nipón en Irlanda, los Jardines Japoneses de Kildare que recrean las diferentes etapas de la vida del hombre, un viaje alegórico que abarca desde el nacimiento del hombre hasta la tumba, donde cada elemento va un paso más allá de lo artístico o estético, posee un valor añadido, pues está dotado de simbolismo. El paisajista te va conduciendo por los jardines como si un narrador te contara un relato, en el que tú decides la duración de cada capítulo mientras te abres paso por cada sección. 

¡Vamos!. ¡El trayecto no se detiene aquí, prosigue!. Continuamos volando por la geografía hasta La torre de Hércules en La Coruña, pasamos por el Faro de Luces y después por la villa marinera de Lastres (sí, reconozco que seguía la serie "Doctor Mateo" por las localizaciones), luego nos dirigimos hasta Nueva Zelanda. Paisajes espectaculares los que aparecen en este videoclip y con esa música del Señor de los Anillos interpretada por la violinista Lindsey Stirling, no es difícil verse remplazando el lugar de la chica, claro con los cascos puestos, porque como tengas que tocar el violín, a no ser que seas un maestro de dicho instrumento, tipo Marino Sáiz,  ¡se jodió el sueño! - con perdón- ¡vaya pesadilla!, o cruzando el puente en plan mochilero. Eso sí, por favor, ¡nada de vestido!, ¡menudo engorro!, unos vaqueros, ante todo funcionalidad, más cuando lo que deseas es tirarte sobre esa alfombra verde y rodar a tu libre albedrío, y tus botines, sean Panama Jack o Pepito Pérez. Atención a esa vista panorámica desde el minuto 1:43 a 1:54. Te envuelve por completo. Por último, regresamos a Europa, rumbo a la Isla de Mainau (Alemania). Y ahí, entre miles de flores y con las mariposas revoloteando alrededor (no es una figura edulcorada creada con connotaciones románticas, much@s pensaréis que esto es un claro ejemplo de cursilería elevada al máximo exponente ...), nos hallamos en uno de sus jardines, la Casa de las Mariposas, recordar un cuento dos historias


Galletitas con fondant. 100% artesanales. 


El cuento en cuestión se titula "La lengua de las Mariposas", del autor Manuel Rivas. Posee cierto sabor entre lo dulce y lo amargo, lo que los ingleses bautizarían como "bittersweet", sí, ya, ya sé, existe término castellano, agridulce. Ha sido llevado a la gran pantalla, donde destaca la interpretación de Fernán Gómez. Trata de un niño, Moncho, con miedo de ir a la escuela porque ha oído que los profesores golpean a sus alumnos. Ahí conocerá a su MAESTRO, un hombre que ama su oficio, la enseñanza. Emplea métodos mediante los cuales los alumnos razonan por sí mismos, no les impone, ni inculca pensamientos y sus clases de historia natural las imparte en pleno campo. Me detengo en dos detalles, dos regalos de Don Gregorio a Moncho, al que cariñosamente llama Gorrión: un CAZAMARIPOSAS y un LIBRO, una novela de aventuras, de piratas"La isla del Tesoro", dos llaves para abrir las puertas a nuevos y mágicos mundos. No voy a destripar toda la trama. Sólo apuntar que se desarrolla en una etapa histórica que hará que esa relación maestro-alumno se vea interrumpida. Atención a las últimas palabras del niño, homenaje a lo aprendido junto a su maestro. 




Las otras dos historias están basadas en dos novelas, "La escafandra y la mariposa" escrita por Jean-Dominique Bauby (libro autobiográfico) y "Seda" por Alessandro Baricco. Ambos también llevados a la gran pantalla. "La escafandra y la mariposa" es una película dramática francesa. Si decidís verla, os recomiendo hacerlo en versión original y con subtítulos en español. Os advierto que es una película MUY dura, desgarradora y a la vez conmovedora. Un canto a la vida y a la determinación. No deja indiferente, el trabajo del actor es sensacional, hasta el punto de que algunas escenas resultan terriblemente difíciles de ver. Un hombre, Jean-Do, redactor jefe de la carismática revista Elle, sufre un accidente cerebrovascular y tras despertar del coma se encuentra atrapado en un cuerpo que no responde, lo que se conoce como "síndrome de cautiverio". Sus dos únicas salidas (alas) para escapar de la escafandra (prisión, encierro) que supone su cuerpo son la imaginación y la memoria, y su forma de comunicarse con el mundo exterior es mediante el parpadeo de su ojo izquierdo, como si se tratara del batir de alas de una mariposa. En ocasiones, la vida escuece a rabiar, vaya que si escuece, te noquea, te asesta un golpe que te deja K.O., te toca contemplar impotente como un ser querido, además de la escafandra de su cuerpo, se le rompen esas dos alas y no puedes acudir al mercado a adquirir un par nuevo porque lamentablemente la ciencia no ha avanzado tanto en ese campo, ni tampoco realizar una donación inter-vivos, ni préstamo, ni permuta de alas, y las continuas llamadas que haces para que el proceso se detenga siempre da el mismo resultado, comunicando, comunicando. El alma no se te cae a los pies, se te hace añicos al ver cómo se va consumiendo en vida. De esta película resalto: las cartas y la foto, la novela "El Conde de Montecristo" y hay un tercer elemento del que no voy a dar pista alguna (aparece en la entrada, en el recorrido, ¡no digo más!), no quiero estropear su visionado en el caso de que os animéis a verla. Y "Seda", más conocida por contar con la presencia de Keira Knightley en el reparto. Trata de un joven oficial francés enviado a Japón por ... Mejor que lo averigüéis vosotr@s mism@s si estáis interesad@s.

Concluyo la entrada con dos citas de Paulo Coelho, "muchas veces vemos nuestros sueños deshechos y nuestros deseos frustrados, pero es necesario continuar soñando, pues de lo contrario nuestra alma muere" y "la posibilidad de realizar un sueño es justamente lo que hace que la vida sea interesante". Si antes me he detenido concisamente en un período amargo, aquí tengo la obligación de añadir el toque dulce, las cucharaditas de azúcar, de lo contrario, sería de una ingratitud y estupidez monumental, porque ambos sabores forman parte del juego de la vida. La vida te da y te quita, te concede paseos, escapadas, viajes inesperados, bueno no, rectifico, la vida no, las PERSONAS, las que llevan toda una vida acompañándote en el camino y aquellas otras que, sin esperarlas, se cruzan y se suman al paso, las cuales tienen el detalle de enviar un pedacito de tierras extranjeras en forma de misiva con dedicatoria, desgraciadamente una especie en vías de extinción que las nuevas generaciones no tendrán la oportunidad de disfrutar y valorar. Ojo, soy una firme defensora de la inmediatez y demás beneficios de las nuevas plataformas digitales, pero éstas no suplen el encanto y la alegría de hallar un sobre en el buzón y los instantes previos mágicos a la apertura de dicho sobre. Hay costumbres que no deben perderse. La tradición no está reñida con el progreso, ambos tienen cabida. O de traerte una lámina de ese sitio que veneras para colgarla en la habitación y despertar con una de las vistas más soñadas. Porque PEQUEÑOS ACONTECIMIENTOS, son GRANDES TROCITOS DE LIBERTAD, en los que la tristeza y las penas salen por la puerta trasera (y les gritas, espero no volveros a ver, junto con un buen corte de mangas) y la felicidad y la ilusión entran en estampida por puertas y ventanales. Llamadme viejuna, anticuada, tontaina, nostálgica, ..., crecí así, y así seguiré, ¡nunca cambiaré!, ya que lo mejor se sirve en frascos pequeños y los mejores viajes son los que realizas con tu gente, esas personas que se convierten milagrosamente en familia y te obsequian con estos placeres desinteresada y sorpresivamente, te abren las puertas de su casa porque ellos son así de generosos, hospitalarios y espléndidos, por las experiencias y anécdotas compartidas, por los momentos vividos y por la ilusión que ponen en descubrir y conquistar nuevas tierras en tu compañía, y sí, también por la insistencia en hacer fotito, porque con el paso del tiempo al mirar ese papel de fotografía será como un eco de ese instante que permanece en tu memoria.



Y colorín colorado este dislate de entrada se ha acabado. ¡Hale!. Vamos a la cama que hay que descansar para que mañana podamos madrugar.



Ahhh,no, no, esta cabecita loca todavía no se despide. La noche es joven. A todo cuento le sigue su correspondiente canción de cuna, ¿no?. Una canción rockerita en una localización de ensueño, el castillo de Slane, donde desde los años 80 se suelen realizar conciertos. No me digáis que no es un plan perfecto para el sueño de una noche de verano: concierto + Irlanda + vistas al castillo de Slane + U2 + ... (sumad y seguid en este sueño compartido. Recordad, no hay límites. Los sueños, sueños son).


U2 - Where the streets have no name. ¡Pedazo de interpretación se marca la banda irlandesa!. ¡Temazo!. ¿Y qué me decís de la guitarra?.




Tarareando a Chris Brown: don´t wake me up, up, up ... Por lo menos hasta septiembre, que me dé tiempo a saborear el recorrido, a perderme unas cuantas veces por los jardines, a pasarme por algún pub irlandés a beber la típica Guinness y a disfrutar de la música en directo, un regalo para los sentidos donde la interacción del músico con el público es la marca de la casa. Todo puede ser que a la salida vea uno de esos duendecillos traviesos o Leprechaun.





DULCES SUEÑOS. 


Algún día despertaremos y diremos "no ha sido un sueño". Estuve aquí ... y aquí, disfruté y viví con intensidad cada uno de los momentos, les saqué el máximo partido.





Si estás interesad@ en algún modelo de pulsera (modelo Lady Butterfly pinchando aquí) o en las galletitas con fondant, no lo dudes, escribe un correo electrónico a: 

ziasthings@hotmail.com  *


O un mensaje vía facebooksin ningún tipo de compromisoEstaré encantada de atenderos.


¡Qué paséis un feliz veranito!.


Muchísimas gracias por vuestras visitas y comentarios.

21 abr. 2013

P.S. I Iove you

Por el título se supone que la entrada se centraría en la película protagonizada por Hilary Swank y Gerard Butler basada en la novela "P.S. I love you" de la escritora irlandesa Cecelia Ahern. Craso error. Sí, lo reconozco, he tenido muy, muy mala leche, ¡qué le vamos a hacer!, ¡para que veáis que las primeras impresiones pueden resultar engañosas!.  Es una entrada con sabor a cine y a una cuenta que tenía pendiente.

La creación con el "colgante postal" surgió a raíz de un momento concreto de una película que veía ya por enésima vez, "Million Dollar Baby", protagonizada por Hilary Swank, Morgan Freeman y dirigida por la leyenda viva de Clint Eastwood. El momento corresponde a cuando Frankie abre un armario y saca una caja con las cartas escritas a su hija en la que se puede ver "return to sender" (devuélvase al remitente). ¡Vamos!, ¡qué pena de relación paterno-filial!. Pensé, lo que daría Frankie por encontrarse un buen día con una carta de su hija. Nada que ver con las cartas que recibe la familia March del padre que lucha en la guerra de Secesión. Esa Susan Sarandon, en el papel de Marmee, leyendo las cartas de su marido, rodeada de sus "Mujercitas", o las escritas por Jo March desde Nueva York. También la redacción que escribe concienzudamente "la teniente O´Neil" con el tema "Why I love the United States Navy". O esas 365 cartas que la madre de Allie entrega con años de demora a su hija, escritas por Noah.




Y la creación con el "colgante lazo", más simbólica, hace referencia a lazos, vínculos, de sangre o no, como el que se establece entre Frankie, Maggie y Scrap en "Million Dollar Baby", tres seres solitarios, en el sentido de formar una pequeña familia (la conversación entre Frankie y Scrap sobre los calcetines es genial). El vínculo entre un humano y un animal como la historia del perro japonés "Hachiko". Ese Hachi esperando en frente de la estación todas las tardes la llegada del profesor Parker para regresar juntos a casa, y continuando con este hábito pese a la muerte del profesor. Él seguía esperándolo día tras día. Eso es sentido de lealtad y amor, lo demás son tonterías. El vínculo por salvar la vida a alguien. Esa "teniente O´Neil" cargando con el oficial en jefe herido y haciéndole un torniquete no tiene precio. El vínculo entre amigos. "Cometas en el cielo" con ese ¡Por ti lo haría mil veces más!, o esa amistad trabada en la vejez entre don Rodrigo, interpretado magistralmente por Fernán Goméz, y el maestro Pío en "El abuelo". El vínculo amoroso entre dos personas. Esa estupenda y magnífica Katherine Hepburn en "La fiera de mi niña" echándole el lazo a Cary Grant, bueno, en sentido figurado, porque lo que le echó literalmente a la cabeza fue la red de un cazamariposas (adoro esta película en blanco y negro, es soberbia). O el momento en que Isabella muestra a Sonny una fotografía familiar en "Corrupción en Miami". Como diría la cantante Ana Belén, a la noche se le fue la mano y lo de estos dos fue un derroche de amor, cuánta locura. Claro está, aderezado con mojitos cubanos. O ese pedazo baile que se marcan con el tema de Emilio Estefan "Pennies in my pocket". Los lazos que se establecen con tu tierra, tus raíces. "El hombre tranquilo" regresando a su Irlanda natal.  Me quedo con el homenaje que hace el director John Ford a Irlanda, a sus gentes, a sus paisajes, a sus costumbres, a esos trenes que parecen nunca salir de la estación de Innisfree. Los momentos taberna, cerveza negra y cánticos son especiales. Por no hablar de esa peculiar forma de cerrar los tratos. O ese vínculo madre-hija como el primer encuentro de Beatrix Kiddo en "Kill Bill II" y su hija, o el de padre-hija reflejado en la capa de invisibilidad. No, no hablo de la capa de Harry Potter, corresponde a la película "Crash", cuando la niña corre para proteger a su padre que es apuntado con una pistola. El vínculo entre hermanos como esa escena en "Lo Imposible" donde aparece Thomas cuidando a Simon bajo las estrellas, diciéndole "cierra los ojos y piensa en algo bonito".




Como dice el maestro Antonio Orozco, existe una gran cantidad de maneras de decir "te quiero", mil formas de querer, de extrañar, de añorar, de recordar, de rememorar, de sentir. Es infinitamente más bonito que te digan "te quiero" - aquí hago una anotación: sintiéndolo realmente, hay mucho aspirante a actor/actriz suelto/a - que tener que imaginárselo, ¿no?. Diréis, menuda obviedad, es de cajón, no ha descubierto América. Lamentablemente es una de esas lecciones que la vida te enseña (más tarde, más temprano, y no necesariamente con el fallecimiento de un ser querido) que se te queda clavada como una espina, maldiciéndote por haberlas pronunciado demasiado tarde, por haberlas mantenido en el silencio, o simplemente haber dado por supuesto que la otra persona ya lo sabía, o bien por otros mil motivos (inseguridad, temor, miedo, vergüenza, bloqueo, medida de protección - como esa frase de Frankie: "por encima de todo, protégete a ti mismo"-, ...). Los humanos somos seres complejos. Cada persona tiene una historia, unas circunstancias y un entorno distinto. Por todo lo que uno vive, experimenta y le rodea en su día a día, forja su manera de pensar. Mi particular visión, errónea o no, irónica o no, tajante o no, fruto del camino recorrido y lo vivido hasta el momento: las palabras y promesas se las lleva el viento, lo que cuenta son los hechos (citando a Bruce Wayne: "qué importa cómo me llame. Se nos conoce por nuestros actos"). Mi gran fallo no fueron los actos, sino dos palabras que mantuve en el cajón del silencio.

Antonio Orozco - Ya lo sabes
Si tenéis unos minutos, os recomiendo ver este magnífico dueto realizado en el Teatro Liceo, a piano, con mucho, muchísimo sentimiento. Emociona. Antonio Orozco se lo dedica a su madre y yo sigo el consejo de alguien que me dijo que simplemente escribiera. Tenía que decirlo, aunque tú ya no lo sepas.


  • Por todas esas cosas que a uno le gustaría compartir y no puede porque no estás, como esas películas dirigidas por Clint Eastwood u otros directores que rinden homenaje a tus películas favoritas. ¡Cómo me he acordado del duelo final de "El feo, el bueno y el malo" y ese "cava"!.
  • Por todas aquellas tardes de fin de semana y veranos con sesión doble de cine donde podíamos ver desde grandes clásicos (El Mago de Oz con Judy Garland, Mujercitas con una jovencísima Katherine Hepburn, La fiera de mi niña con las magníficas interpretaciones de Cary Grant y Katherine Hepburn, Robin de los Bosques con Errol Flynn, El hombre tranquilo con John Wayne y Mauren O´Hara, Tiempos modernos con Charles Chaplin, ...), pasando por las aventuras del agente 007 con Sean Connery o Roger Moore y la magnífica música del compositor John Barry, por westerns (sentía pasión por el lejano oeste. Película que emitían, película que veía. No importaba que no fuera una obra maestra. La música de Ennio Morricone para la trilogía del Dolar siempre irá asociada a ese recuerdo. ¡Le encantaba Clint Eastwood, John Wayne y Kirk Douglas!. Aunque de este último la película que veneraba era una superproducción, una de romanos, el film dirigido por Stanley Kubrick, Espartaco. Como no podía ser menos, también hay un tema musical que destaca, "Love theme" de Alex North) y sí, ahora viene la nota patria y menos chic, también cine español (Marisol cantando "corre, corre, caballito", Paco Martínez Soria emigrando a Alemania,  ...)
  • Por la confianza y ese querer desinteresado y sincero que me regalaste, por la educación que me brindaste, por estar las 24 horas disponible para tu familia y tu gente, por la manera que nos cuidaste sin pedir nada a cambio, porque no dabas lo que te sobraba, sino que compartías todo lo que tenías.
  • Por tu autenticidad, sin medias tintas, para bien o para mal.
  • Por ser una persona de palabra, porque nunca abandonaste o se te ocurrió añadir como condición un "hasta que ...".
  • Por tu nobleza y tu férrea voluntad de salir adelante, superar los malos momentos y esas difíciles e incomprensibles pruebas que la vida te va poniendo en el camino.
  • Por tus ansias de disfrutar de la vida y los pequeños placeres.
  • Por los mosqueos que nos pillábamos o esas miradas que me echabas con la posterior regañina de la jefa por haberme ido corriendo sin dar un beso. 
  • Por las batallitas y anécdotas que contabas cuando la familia se reunía al completo, por esos 5 de enero que disfrutabas viéndonos abrir los regalos y comiendo con nosotros esos cigarrillos, paraguas y monedas de chocolate después de la cabalgata, por esas sorpresas que traías cuando estaba en el patio, sentada al lado de las flores y plantas de tu cordobesa.
  • Por esa locura-adoración que te invadió al tener a tu bisnieto en brazos.
  • Porque cuando estoy en el ordenador y giró la cabeza a la derecha, te imagino sentado en tu sitio del sofá, con tu boina, las piernas estiradas, con el mando del televisor en una mano y en la otra el transistor, impaciente por ver jugar a los leones en La Catedral. 
  • Por ser un soldado valiente hasta tu muerte.

Sigo pensando igual, más hechos, menos palabrería, o que las cosas al hacerlas se dicen, aunque con un añadido: hay que decir "te quiero", aunque sea una sola vez, a tu gente, a esas personas que son fundamentales, sí a esas que no aparecen y desaparecen por arte de magia, y si te he visto, no me acuerdo, que son pilares, ejes, faros de guía: tu madre, tu padre, tus abuelos, tus hermanos, tus hijos, tus verdaderos amigos, tu pareja, ... 

Qué bonito sería que existiese esa "tienda de la nostalgia" a lo Woody Allen que quedase a la vuelta de la esquina. Iría corriendo y pediría al Señor Matuschek un minuto, por favor. Ese minuto que faltó, porque a los recuerdos no les puedes dar un abrazo, ni decir un sencillo y sentido, TE QUIERO, ABUELO





  GRACIAS por darme tantos tesoros. Porque cuando un abuelo se va, algo se muere en el alma.


LEJOS DEL OLVIDO, VAQUERO (y que el tiempo no haga la gran putada - sí, no tiene otro nombre- de borrar esos tesoros, los recuerdos, ni tu nombre). 

Hans Zimmer - Time (Origen)




No me echéis a los leones por la entrada testamento, ¿eh?. 



Si estás interesada en algún modelo o prefieres una pulsera con un toque diferente personalizado, no lo dudes, escribe un correo electrónico a: 

ziasthings@hotmail.com  *

O un mensaje vía facebooksin ningún tipo de compromisoEstaré encantada de atenderos.


¡FELIZ SEMANA!. 

Muchísimas gracias por vuestras visitas y comentarios.